Ya vas a mitad del primer trimestre. Estas primeras 6 semanas de embarazo pueden ser de mucha felicidad pero también de un poco de preocupación, a medida que pasan los días y las semanas se va haciendo más realidad el hecho de que vas a tener un bebé y vas a ser mamá. Es normal que comiences a sentirte diferente y a tener síntomas nuevos y diferentes con el progreso del crecimiento de tu bebé.

Tu cuerpo en las 6 semanas de embarazo

Es posible que tu cuerpo aún no haya cambiado en el exterior, pero éste te recordará constantemente que tienes 6 semanas de embarazo con los diferentes síntomas semana a semana, es decir, cada vez que te sienta mareada o hinchada o te comas tu sexta toronja del día, un hecho curioso, porque nunca antes te imaginaste comerte una toronja y mucho menos 6 durante un día.

Ganas de orinar frecuentemente

Estás en el baño más de lo normal, más tiempo pasas sentada orinando que estando fuera del baño. Las ganas de orinar frecuentemente es un síntoma que ninguna mujer embarazada disfruta, especialmente cuando nos interrumpe el sueño que realmente necesitamos en este momento, pero es uno de los síntomas más comunes del embarazo, especialmente al principio.

¿Por qué? Por un lado, la hormona del embarazo hCG está causando un aumento del flujo sanguíneo a tu área pélvica, lo que es bueno para aumentar el placer sexual, pero no es tan bueno cuando estás disfrutando una película de dos horas en el cine.

Además, tus riñones se están volviendo más eficientes para eliminar los desechos de su cuerpo. Agrega a eso al hecho de que tu útero en crecimiento está comenzando a presionar tu vejiga, dejando menos espacio de almacenamiento para la orina, y por eso tienes ganas de orinar todo el tiempo. Afortunadamente, esta presión a menudo se alivia una vez que el útero sube a la cavidad abdominal en el segundo trimestre.

Un tip o consejo rápido: inclínate hacia adelante cuando orines para asegurarte de que tu vejiga esté completamente vacía. Luego, cuando creas que has terminado, vuelve a orinar. De esta manera, es posible que necesites menos viajes al baño. Pero no caigas en la tentación de reducir el consumo de líquidos: tu cuerpo necesita un suministro constante de líquidos, sobre todo de agua.

Acidez estomacal e indigestión

Estas son otras de las noticias no tan buenas en las 6 semanas de embarazo: las posibilidades de superar los próximos nueve meses sin acidez estomacal son casi nulas. Esto se debe a que la banda muscular en la parte superior del estómago que generalmente evita que los jugos digestivos retrocedan, se relaja.

Pero aquí hay mejores noticias: puedes minimizar los síntomas si no te apresura comiendo, debes masticar lento y con calma, evita también los alimentos grasosos y picantes y evita la ropa ajustada que te esté apretando el vientre.

La cabeza del bebé toma forma

Es posible que estés lidiando con síntomas de embarazo en toda su potencia, pero también hay muchas buenas noticias. Los pliegues de tejido en la protuberancia prominente en la parte superior, la cabeza, se están convirtiendo en la mandíbula, las mejillas y el mentón de tu bebé, que eventualmente se convertirá en una cara adorable.

¿Y esas pequeñas hendiduras a ambos lados de la cabeza son los dulces hoyuelos que siempre esperaste que tu bebé heredara del lado de algún lado de la familia? Lamentablemente no, esos hoyuelos significa que se están desarrollando los canales auditivos. Y, pequeños puntos en la cara formarán los ojos y la nariz del bebé en algunas semanas.

También están tomando forma esta semana: sus riñones, su hígado y sus pulmones, junto con su pequeño corazón, que ahora late unas 110 veces por minuto y se acelera cada día.

6 semanas de embarazo

El tamaño de tu embrión en las 6 semanas de embarazo

Durante el desarrollo embrionario y fetal, los doctores miden a los bebés y los comparan con todo tipo de cosas, frutas, vetegales, etc para que tengamos una idea de por dónde vamos. Además, los doctores tienden a medir el tamaño del bebé en las 6 semanas de embarazo ya que tienen una vista completa del bebé, porque a medida que va creciendo, el bebé tiende a doblarse y se hace más complicado medir su tamaño real.

Cuando tienes 6 semanas de embarazo, la medida de tu bebé oscila entre un quinto y un cuarto de pulgada, por lo que tiene el tamaño de una uña o de un guisante.

A medida que vas viendo cómo se desarrolla tu bebé, comienzas a planificar y a comprar cosas para su cuarto, y es normal que quieras comprar los mejores productos para tu retoño como las mejores cunas, bañeras, juguetes, ropa, etc. Pero no te estreses, es bueno ir haciendo un presupuesto y planificando todo, pero todavía tienes tiempo para hacer eso y más.